Francisco Pérez Navarro, Efepé (Barcelona, 1953), es guionista de cómic desde que tenía 17 años  Entre sus obras se encuentra La familia Rovellón, una historieta que narra las peripecias de una familia por las calles de Barcelona. De la mano de Efepé, hemos podido recorrer alguno de los escenarios que aparecen en el cómic.

BELÉN TORRES

MÓNICA RAKOSNIK


Sábado 11 de marzo. Francisco Pérez Navarro, más conocido como Efepé, nos espera en una cafetería frente a la Catedral de Barcelona. Hace un día fabuloso, brilla el sol y el cielo está despejado. Una riada de turistas nos dificulta el encuentro con nuestro autor. Parece que ellos también han notado que Barcelona está más bonita que nunca.

Después de una agradable entrevista, le proponemos a Efepé que nos acompañe a dar un paseo por la capital catalana. Queremos que nos muestre algunos escenarios de su historieta ¡Hala, hala, a mogollón…La familia Rovellón!, una nueva versión de La familia Ulises que realizó junto a su amigo Sempere. Estas historietas de dos o tres páginas que aparecían en la popular revista TBO tuvieron su recopilación en un tomo, reeditado por Ediciones B.

Portada de La familia Rovellón. Fuente: Ediciones B

 

—Ahora vamos a hacer el recorrido, a ver si nos quieres acompañar…— comenta una de nosotras.
—No —dice Efepé— ¡Qué cara de pena se os ha quedado! ¡Sí, hombre!— ríe.
Efepé, ya serio, cuenta que, en estas historietas de La familia Rovellón, los ambientes y escenarios son muy importantes. En este caso, el escenario es Barcelona. Se trata de tres historias paralelas que se enredan alrededor del Mercat de Santa Llúcia, un mercado de Navidad que se celebra desde hace más de doscientos años delante de la Catedral de Barcelona. Allí se pueden encontrar belenes, musgo y figuritas, entre las que cabe destacar el Caganer, típico de Cataluña, y que nuestro autor dice coleccionar. No hay barcelonés que no guarde recuerdo de los paseos alrededor de los puestos navideños. Santa Llúcia es un símbolo de Barcelona, una de las tradiciones navideñas más arraigadas y antiguas, que tiene lugar enfrente de la Catedral. Esta es, justo, nuestra primera parada, y Efepé explica el porqué de este escenario.

La Catedral de Barcelona
Ilustración: Francisco Pérez Navarro                                       Foto: Elena Beltrán

Tras unos minutos observando el gotiquismo de la basílica, nos ponemos en marcha de nuevo. Ahora, subimos por la calle del Bisbe, donde vemos el puente que lleva el mismo nombre. Este es uno de los iconos del Barri Gòtic, que une el Palau de la Generalitat con la casa dels Canonges. Fue añadido en los años 20 del siglo pasado, durante la rehabilitación del centro histórico de la ciudad. La calle del Bisbe es estrecha y anexa la Catedral con la Plaza de Sant Jaume, donde se encuentra el Ayuntamiento y la Generalitat.

Desde ese punto, seguimos andando bajo un agradable sol de marzo y nos dirigimos a la Plaza de Sant Miquel. Allí está el ala nueva del Ayuntamiento de la ciudad, el Novíssim. En esta plaza vemos también el monumento a los castellers. Continuamos por la Bajada de Sant Miquel, seguimos por la calle de la Lleona, la calle Dels tres llits hasta la Plaza Real.

Plaza Real
Ilustración: Francisco Pérez Navarro                    Foto: Elena Beltrán

Nos encontramos con una Plaza Real un poco más bulliciosa que la de la viñeta. En medio, la fuente de las Tres Gracias y, a ambos lados, dos farolas obra de un joven Antoni Gaudí. A su alrededor, las palmeras dotan a la Plaza de un aire exótico, mientras que los edificios le confieren un toque señorial. No sabemos qué tiene que, a pesar de la cantidad de gente, te transmite calma. Quizá por eso Sempere y Efepé la plasmaron en su historieta. Disfrutamos un poco de ese momento de paz y continuamos. Cogemos la calle del Colom hasta llegar a Las Ramblas. Una vez allí, solo hace falta subir este emblemático paseo —dirección Plaza Cataluña—, aunque no es fácil, pues hay que sortear la marabunta de turistas. Poco después, a la izquierda veremos el mercado de La Boqueria, el más grande de Cataluña, Francisco Pérez Navarro nos cuenta la elección del lugar.

Mercado de la Boquería
Ilutración: Francisco Pérez Navarro.                        Foto: Elena Beltrán

 

Es la última parada en nuestro tour. Después, Pérez Navarro nos acompaña el último tramo de Las Ramblas y nos despedimos, esperando encontrarnos algún día por la ciudad. Una Barcelona que inspira y que se deja ver en las viñetas. La Barcelona de autores que se empeñan en llenar de historias la ciudad, aunque solo sea para un rato. Es la misma Barcelona de Raule y Roger Ibáñez con Jazz Maynard, o la de Sergio Bleda en El baile del vampiro. También la Barcelona de los lectores que, intrigados, se pasean por sus calles y se imaginan que sus personajes cobran vida. Es la Barcelona del cómic.

Ya en el tren, camino a nuestra siguiente entrevista, dudamos de si hemos paseado por Barcelona o por las viñetas por las que nos ha ido llevando el autor.


Foto de portada: Elena Beltrán

Similar Posts

Deja un comentario