• El año pasado se vendieron en España 3.000 ejemplares de cada volumen de la obra de Tintín
  • La tienda Tintín Shop, en Barcelona, es un negocio familiar que lleva desde 2011
  • ¿Cómo llegar a ella? Descúbrelo en nuestro mapa de las tiendas de cómic de España

ELENA BELTRÁN


En sus aventuras, Tintín ha viajado por todos los rincones del planeta, aunque aún no había parado por España. Ahora por fin sí, aunque no es en ninguno de sus 24 álbumes, sino en las tiendas temáticas.

La tienda Tintin Shop abrió sus puertas en Barcelona en 2011. Es un negocio familiar, de un grupo de socios que ha estado vinculado al personaje desde siempre. “Ninguno de nosotros recuerda un antes de Tintín”, cuenta Laia Soler. Todos han crecido leyendo las aventuras del joven reportero, así que, cuando tuvieron la oportunidad y los contactos para llevar a cabo el proyecto, aprovecharon.

El escaparate de Tintín Shop, con la figura del reportero enseñando el interior. Foto: Elena Beltrán

A la tienda acuden turistas, gente curiosa, personas que quieren hacer un regalo original, pero especialmente fans de Tintín, personas que crecieron leyendo las historias de Hergé y, por tanto, tienen una vinculación especial con el personaje. Y dentro de este grupo tan específico sigue habiendo diferenciación. Están los coleccionistas de merchandising, que en la tienda encuentran tazas, camisetas, puzles, peluches… Pero también hay clientes lectores que buscan solo libros, y no solo las aventuras, también los monográficos relacionados con el mundo del personaje belga. Y hay coleccionistas de figuras de gama alta, ediciones limitadas o biografías.

Los veinticuatro volúmenes de las aventuras de Tintín en un baúl. Foto: Elena Beltrán

El año pasado se vendieron 3.000 ejemplares de cada volumen de la colección de Tintín en España, según explica Laia Soler. Aun así, lo que se vende mejor es merchandising —apunta—, porque muchos de los fans ya tienen la colección y el resto de libros se encuentra en francés.

Como es lógico, la mayoría de clientes de la tienda son adultos. Sin embargo, también entran niños a curiosear en las estanterías. Van acompañados por sus padres o abuelos, que les han introducido en el mundo diseñado por Hergé. “Hay una tendencia generalizada a pretender que niños muy pequeños conecten con Tintín, y no es un cómic para los más pequeños. Es más para adultos o, en cualquier caso, para jóvenes lectores”, indica Laia Soler. Detalla que a los niños les gustan las chapas y las figuritas, para ver y jugar con ellas, mientras que los que ya leen por su cuenta esas aventuras son los adolescentes.

Merchandising disponible en la tienda de Tintin Shop de Barcelona. Foto: Elena Beltrán
La película

En cuanto a la película que hizo Spielberg en 2011, Laia declara que en el momento del lanzamiento sí supuso una mayor expectación para gente que no había tenido contacto con el joven reportero. El filme, en su opinión, presentaba un Tintín diferente, y cuenta que hay detractores a los que no les agrada cómo se han manipulado y mezclado las historias, porque lo que les gusta es la simplicidad del personaje original. “La película es una pincelada desde el punto de vista de un director de Hollywood, y es interesante para gente que quizá no lo conoce. Pero no son las personas que vienen regularmente, o que buscan comprar cosas porque tengan una vinculación emocional”, añade Laia.


Foto de portada: Elena Beltrán

Similar Posts

Deja un comentario