• “El alumno que viene está hambriento de ganas de aprender y aquí se les ofertan distintas opciones”
  • Guionistas, dibujantes… Todos los maestros son profesionales en activo a los que les une el amor por el cómic y por la docencia

ANDREA LARRIÓN

BELÉN TORRES


Joso, con sede en Barcelona y Sabadell, es una de las más antiguas y prestigiosas escuelas de cómic de España. Pionera en la enseñanza del noveno arte, brinda una amplia oferta pedagógica que incluye otras disciplinas como aerografía, creación digital, animación 3D, diseño de webs, manga, ilustración y tuning, entre otros.

En la calle Entença de Barcelona, cerca de la prisión La Modelo, se halla Escola Joso, el centro de cómic y artes visuales creado hace 35 años por Josep Solana Zapater, más conocido como Joso. A sus 75 años, echa la vista atrás y recuerda cómo con cuatro o cinco años ya garabateaba en sus cuadernos. Sin embargo, desde que a los 16 decidió dedicarse al cómic de manera profesional, se dio cuenta de que no existía ninguna escuela que se centrara de forma concreta en la enseñanza del noveno arte. Así, en 1982, con una ya larga trayectoria profesional, fundó en Barcelona la academia que lleva su nombre y que se ha convertido en un referente.

Una de las ambiciones de Joso siempre fue contar con un equipo de maestros que fueran profesionales en activo, de forma que no solo los alumnos se vieran beneficiados, sino que también los propios docentes disfrutaran de una experiencia educativa. Gracias a esto, actualmente dispone de un amplio claustro compuesto por dibujantes, ilustradores y diseñadores de gran renombre internacional (Roger Ibáñez, Pasqual Ferry, Jordi Lafebre, Ernest Sala…) y que, en algunos casos, son antiguos discípulos de la escuela. Adaptándose a los nuevos tiempos, la oferta académica no se limita a los principios de la ilustración y el cómic, sino que integra otras actividades como el Concept Art, la animación o, incluso, el dibujo para tattoo.

Aunque se ofertan cursos de verano, el paso por la escuela es de unos cuatro años durante los cuales los alumnos aprenden diferentes disciplinas. Los dos primeros cursos se caracterizan por proporcionar conocimientos básicos, mientras que los dos últimos se orientan a encaminar a los estudiantes hacia su futuro profesional.

Además de los estudiantes, la Joso tiene en cuenta que un elemento fundamental para el correcto funcionamiento de la escuela son los profesores. Por esto, es importante que estén coordinados para que la formación del alumnado sea completa. A ello contribuye una pasión común: el cómic.

En un momento en el que el interés por las historietas está en auge, Pascual Ferry, profesor de cómic en la Joso, dice entender la necesidad de una mayor formación para los futuros dibujantes. Por esta razón la escuela educa en una filosofía basada en la vocación, la actitud, el talento y el respeto por la profesión.


Foto de portada: Gutter

Similar Posts

Deja un comentario