GUTTER.- 


Los autores de cómic se arriesgan, cada vez más, a meterse en el ámbito del periodismo, y los medios de comunicación hacen lo propio en el de la historieta.

El fotógrafo es la obra de referencia de Guibert, Lefèvre y Lemercier, a partir de la experiencia real de Didier Lefèvre en el Afganistán de los años 80. Un libro que demostró que es posible la hibridación armoniosa de dibujo, texto y fotografía, dentro del lenguaje de la novela gráfica. Y que el periodismo en viñetas no tenía por qué seguir solamente el modelo tradicional.

Portada del cómic `El fotografo´, de Guibert, Lefèvre y Lemercier. Fuente: www.entrecomics.com

La Grieta  es resultado de  Carlos Spottorno y Guillermo Abril, quienes se plantearon convertir una selección de fotografías del primero y de los cuadernos de notas del segundo en un cómic fotográfico. De aquí surge un libro que reconstruye un itinerario de visitas a los lugares más significativos de la Europa de los refugiados. Esta obra trata de simplificar y conmover, acercar al gran público una realidad muy preocupante y de periodismo puro.

Portada de `La Grieta´ de Carlos Spottorno y Guillermo Abril. Fuente: www.astiberri.com

Otro ejemplo de periodismo llevado al cómic es la obra de Sarah Glidden: Rolling Blackouts. Dispatches from Turkey, Siria and Irak . La obra relata el testimonio del viaje de dos periodistas amigos por una de las zonas más calientes del planeta, y dibujarlos en acuarela mientras discuten  sobre el periodismo.

Novela gráfica de Sarah Glidden. Fuente: www.nytimes.es

 

Foto de portada: portada de `La Grieta´. Fuente: www.rtve.es

Similar Posts

Deja un comentario