GUTTER


Manolo Alforja es gemólogo y relojero, pero sobre todo es un amante de Las aventuras de Tintín. Este pamplonés aún recuerda cuando su madre le compró el primer libro de Tintín a los 12 años para mejorar el francés. Cuenta a Diario de Navarra que los libros de Hergé le convirtieron en un lector “compulsivo”, no solo de cómic, también de novel negra. Pero es gracias a las historias en viñetas, y especialmente por el intrépido reportero belga de tupé, ha viajado por todos los continentes.

 

 

 

 

Similar Posts

Deja un comentario